HORARIO OFICINA
Lunes a Viernes: 08:30-13:30 /  16:00- 19:00

Fontanería

Fontanería

¿Cómo saber si las cañerías están en mal estado?

Como pasan por debajo de nuestros pies y permanecen ocultas a la vista, muchas no apreciamos la importancia que tienen las tuberías y cañerías. A través de las tuberías llega al hogar el agua potable que necesitamos para el día a día y a través de las cañerías se evacúa el agua sucia y las aguas fecales que van a la red principal de alcantarillado.

 

Dada la importancia de cañerías y tuberías es fundamental asegurarse de que no se encuentran en mal estado, puesto que puede provocar daños en la vivienda, malos olores y otros problemas que pueden generar un coste muy importante para su reparación.

 

Pistas para identificar una tubería dañada

Para descubrir tuberías en mal estado que necesitan un cambio debemos estar atentos a algunas pistas, como son las siguientes:

 

Sonido de agua

Si no estás utilizando agua en el hogar (ni WC, ni lavadora, ni ducha…) y escuchas el agua correr de forma incesante y no sabes de dónde viene, lo más probable es que haya una fuga de agua en una tubería en mal estado.

Superficie blanda

Si identificas una zona en el suelo que se ha reblandecido en los últimos tiempos o ves que desprende cierta humedad, lo más probable es que debajo haya una tubería con una rotura cuya fuga está provocando esta situación.

 

Manchas de agua

Si detectas manchas de agua en una pared o en el suelo es un signo muy claro de que hay una tubería que se ha dañado. Normalmente cuando aparece la mancha es porque el daño lleva ya un tiempo sin ser detectado.

Calentador encendido

Si percibes que el calentador de agua sigue funcionando a pesar de que no hay nadie utilizando el agua caliente puede ser que haya una fuga de agua. Y es que el calentador considera que hay agua circulando y funciona como si alguien lo estuviera utilizando.

Agua y puntos calientes

Encontrar un punto caliente en el suelo o en la pared o abrir un grifo de agua fría y que salga caliente son otros síntomas de que existen tuberías en mal estado. Está relacionado con el punto anterior.

¿Y fuera del hogar?

En los exteriores de la vivienda familiar también puedes descubrir si una tubería o cañería se encuentra dañada. Por ejemplo, si en tu patio o jardín se forman charcos sin saber su origen, si detectas un mal olor proveniente del suelo o si hay humedades en la cerámica del suelo.

 

También puedes descubrir tuberías en mal estado en el sótano de tu vivienda. Y es que allí es probable que se detecten tuberías rotas y dañadas que provoquen fugas, manchas de agua e inundaciones. Además, es el lugar por el que suelen salir las aguas residuales, así que es de obligada inspección ante la sospecha de daño en las tuberías.

 

¿Has tomado nota de todas estas pistas? Ahora estás listo para recorrer las diferentes estancias de tu hogar y detectar si existen tuberías dañadas o en mal estado que necesiten ser cambiadas.

Fontanería, Reformas de hogar, Reformas en general

7 consejos para reformar tu cocina

¿Quieres reformar tu cocina y no sufrir en el intento? No te preocupes, en este artículo vas a encontrarte con hasta siete consejos para que tu reforma de cocina sea lo más llevadera posible, ¡empezamos!

1. Piensa en la distribución

Lo primero es lo primero, la distribución. A la hora de pensar la distribución que te gustaría para tu cocina, debes tener en cuenta varios aspectos. Para empezar, valora si te gusta más una forma de L, que tenga una isla, o cualquier otro aspecto que te resulte interesante. A esto, tienes que sumarle si el día de mañana vais a ser más miembros en casa o la adquisición de nuevos muebles o electrodomésticos. Como reza el dicho, mide dos veces, corta una.

2. Electrodomésticos eficientes

Si vas a llevar a cabo cualquier cambio, valora la adquisición de electrodomésticos con alta eficiencia energética. Estos puede que te salgan algo más caros que los habituales, pero a la larga, el ahorro en consumo de estos va a repercutir en una gran medida en tu factura de la luz.

3. La elección del material

Trata de elegir materiales prácticos a la hora de reformar tu cocina. Con materiales prácticos nos referimos a materiales resistentes y, sobre todo, que no sean porosos. Los materiales porosos se limpian mucho peor y en una cocina, la limpieza es importante. El mármol natural, por ejemplo, resulta muy bonito, pero acaba siendo bastante sucio en una cocina por su porosidad.

4. Vigila la iluminación

Si vas a cambiar la distribución de tu cocina, valora siempre la iluminación de esta, tanto natural como artificial. Toda iluminación natural que puedas aprovechar será siempre bienvenida, no solo por el ahorro en electricidad que eso supone, sino por la alegría que da a la cocina. Por otro lado, en cuanto a la iluminación artificial, ojo a como colocas los muebles de cara a no producir sombras molestas.

5. Busca inspiración

A la hora de reformar la cocina, es bastante interesante el llevar a cabo consultas a revistas y páginas de decoración. Gracias a todas estas páginas y revistas, es probable que acabes encontrando la inspiración que te falte o que descubras alguna idea que te gustaría incorporar a tu cocina. Cuantas más veas, más seguro estarás de lo que quieres y, desde luego, no te arrepentirás de haber descubierto algo nuevo una vez que la reforma se haya llevado a cabo.

6. Preguntate, ¿qué quiero?

Para que no eches en falta nada en tu reforma, debes de preguntarte exactamente que es lo que buscas en tu nueva cocina. Una vez que tengas todo claro y apuntes tus ideas, bastará ir cumpliendo los puntos paso a paso para tener una reforma a tu gusto, a la altura de lo que necesites.

7. Ayúdate de los expertos

Para finalizar, siempre será importante la opinión de un experto. De una forma mucho más directa que una revista, un experto te puede ayudar a la hora de valorar diferentes posibilidades y, sobre todo, te ayudará con consejos de como sacar la reforma delante de una manera sencilla. El experto te podrá proporcionar todo ese conocimiento que a veces nos falta a la hora de llevar a cabo la reforma, para que no dejemos ningún asunto sin tratar.